www.mallorcadiario.com

Trabajar para no vivir

Por Juan Antonio Tormo
lunes 16 de enero de 2017, 03:00h
Esto es lo que refleja un estudio publicado hoy en medios de comunicación, ya que este indica que más de 230.000 personas de nuestas Islas cobraban menos de 973 euros mensuales y teniendo en cuenta los precios que tenemos los alquileres, que ya les tienen que dedicar casi un 60% para ello, por consiguiente les quedan menos de 400€ para comida, ropa y gastos varios, la verdad es que pinta mal.

También dentro de ese estudio hay otro dato más escondido pero muy importante a mi parecer, los sueldos “altos” de un sector de la población han disminuido más de un 50%. Con esto no quiero ser frívolo, pero llega un momento que ganar dinero por tu trabajo pasar a ser de dudosa “moralidad” por eso mismo no se trata este problema y se esconde, pero nada más lejos de la realidad. Entiendo que si la gente cualificada y entregada a su trabajo no tiene posibilidades de subir económicamente de nivel a unos parámetro importantes, puede causar frustración y conformarse con ser un mediocre, porque si la brecha salarial resulta muy corta, para que esforzarse.

Como ven son dos problemas que afectan a todos, los primeros porque trabajan y no pueden resolver de manera segura sus necesidades básicas y carecen de expectativas para “disfrutar” un mínimo esta vida que nos ha tocado vivir. Por otro lado el sector de los sueldos “altos” que son relevados, normalmente por personas de menos edad que aceptan salarios muchos más bajos, pero a su vez más altos que los que tenían.

También es verdad que se hablan de sueldos, pero no se habla del coste real para los empresarios, a la hora de pagar esos sueldos, porque en realidad al trabajador que le quedan esos 973 € al empresario le representa un coste de 1.300€ , pero la voracidad de nuestro sistema fiscal y los coste s de Seguridad Social se hacen cargo de esa diferencia. No vamos a negar que en el otro caso, muchos empresarios se aprovechan de la coyuntura para pagar menos sin que sus ganancias hayan mermado para justificar esa medida.

Está en juego un modelo de convivencia, en donde, primero y por encima de todo, haya trabajo, después sea retribuido con salarios coherentes y por último que haya premio para aquellos que deciden o tienen facultades para hacer crecer sus empresas. Esto requiere reflexión por parte de todas las partes implicadas, pero ya toca, porque son demasiados años de crisis, demasiadas excusas por parte de todos y pocos resultados. Creo sinceramente que quizás parte del problema, es que muchos de los interlocutores en las mesas de negociación de reformas y convenios ya hace tiempo que están alejados de la realidad y no contemplan estos problemas con la gravedad que tienen, en definitiva viven en una zona de confort que no les hace arriesgar lo más mínimo en la toma de decisiones.

De no resolver estos desajustes económicos, se pueden tranformar en los futuros conflictos del País, no esperemos y por una vez que al que le toque, que tome la iniciativa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame