www.mallorcadiario.com
Un policía local de Palma y un guardia civil niegan que colaboraran con los Ángeles del Infierno

Un policía local de Palma y un guardia civil niegan que colaboraran con los Ángeles del Infierno

Por Redacción
miércoles 25 de enero de 2023, 15:27h

Un policía local de Palma y un guardia civil han negado este miércoles que colaboraran con la banda motera Ángeles del Infierno en el juicio en el que algunos de cuyos líderes y miembros están siendo juzgados por múltiples delitos a raíz de su implantación en 2009 en Mallorca.

Diez años después de la operación que desarticuló al último grupo de los Ángeles del Infierno que se instaló en la isla, la Audiencia Nacional juzga a los diez investigados que siguen acusados después de que 35 hayan aceptado diversas penas tras confesar los hechos en virtud de un acuerdo con la Fiscalía para rebajar su petición de condenas, mientras que otros cuatro están en busca y captura.

El procedimiento se sigue por delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, amenazas, coacciones, prostitución, detención ilegal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, extorsión, falsedad en documento oficial, encubrimiento, omisión del deber de perseguir delitos, cohecho y violación de secretos (entre los acusados hay dos policías locales de Palma y un guardia civil).

Entre los acusados que no han llegado a un acuerdo con el fiscal, todos los cuales piden ser absueltos, se encuentra el alemán Frank Hanebuth, presidente de los Ángeles del Infierno en Hannover (Alemania) y que, según el fiscal, como destacado líder europeo de la banda decidió instalar un "capítulo" o grupo de la banda en Mallorca, que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 13 años de prisión.

Este miércoles ha declarado el policía local de Palma N.G.S., para quien la Fiscalía pide 7 años y seis meses de prisión por supuestos delitos de pertenencia a organización criminal y cohecho, que ha negado todas las acusaciones del fiscal.

Según el fiscal, el alemán M.F., también acusado como presunto miembro de la banda motera, sufrió un robo en su domicilio ante lo que inició una serie de contactos al margen de los cauces legales para localizar a los autores.

Añade que a través de otro investigado, R.T., entabló contactos con N.G.S. para conseguir mediante pago información sobre los posibles involucrados en el robo.

Agrega que N.G.S. acompañó al también acusado Khalil Youssafi, que ha aceptado una condena de 12 años y tres meses de prisión, en un viaje a Alemania, donde se reunieron con Frank Hanebuth.

Siempre según el fiscal, los Ángeles del Infierno dispusieron de los servicios de N.G.S. para acceder a información de personas e investigaciones que se hallaban en bases policiales.

El fiscal relata que en una conversación telefónica intervenida a Khalil Youssafi contó a un interlocutor que no tenía que preocuparse ante un posible control policial en un prostíbulo de Palma.

En su declaración, N.G.S. ha dicho que él estaba destinado en la oficina de denuncias y que no podía consultar bases de datos ni de la Policía Nacional, ni de la Guardia Civil, ni de Europol ni de Interpol y que no sabía cuándo se iba a realizar una inspección en algún local de Palma.

Ha añadido que cuando estaba hospitalizado a principios de 2012 por una parálisis ocular le visitó un amigo que iba acompañado por M.F. y le relataron que creían que los autores del citado robo eran rumanos pero él les dijo que no podía informarles y les recomendó que presentaran la correspondiente denuncia.

Por otra parte ha asegurado que no conocía a Frank Hanebuth y que nunca ha hablado con él.

UN SARGENTO DE LA GUARDIA CIVIL

También ha declarado el sargento primero de la Guardia Civil J.F.V.P.,que igualmente ha negado todas las acusaciones del fiscal relativas a que hizo gestiones para la banda por las que pide para él 5 años y 6 meses de cárcel.

J.F.V.P.ha señalado que el también acusado A.R.J., que era asesor del presidente de la Autoridad Portuaria, le pidió protección ante una reunión que iba a mantener con unos inversores que querían obtener la licencia del puerto de Palma, a lo que se oponían sectores de la extrema izquierda, y que accedió a acompañarle con otros dos compañeros pero que lo hicieron como amigos y sin cobrar nada por ello.

A.R.J., para quien el fiscal pide 9 meses de inhabilitación por violación de secretos, ha corroborado que pidió a J.F.V.P. protección para esa reunión ya que tenía miedo pues "la extrema izquierda y los antisistemas" ya le habían roto los cristales de su coche y le habían lanzado huevos en la fachada de su casa.

Suscríbase aquí gratis a nuestro boletín diario. Síganos en Twitter y Facebook. Toda la actualidad de Mallorca en mallorcadiario.com.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame