www.mallorcadiario.com
Amenaza con clavar un bolígrafo en la yugular al cartero tras recibir una notificación de Hacienda
Ampliar

Amenaza con clavar un bolígrafo en la yugular al cartero tras recibir una notificación de Hacienda

jueves 13 de febrero de 2020, 13:39h
La profesión de cartero es un oficio no exento de riesgo, como se puso de manifiesto, días atrás, cuando un funcionario de Correos fue amenazado e intimidado por un hombre al que debía entregarle una notificación de la Agencia Tributaria. Los hechos tuvieron lugar en una vivienda del barrio de Son Gotleu, en Palma. El acusado llegó a amenazar al trabajador con quemarle la mano con un mechero e introducirle un bolígrafo por la yugular.

Un hombre de 39 años y nacionalidad española será juzgado por un presunto delito de amenazas y coacciones después de que el pasado 10 de febrero mantuviera una actitud agresiva e intimidatoria contra un cartero que trataba de entregarle una notificación de la Agencia Tributaria en su domicilio de Palma. El acusado llegó incluso a exhibir un mechero con el que, según aseguró al funcionario de Correos, pretendía quemarle la mano.

Los hechos ocurrieron poco después de las 17,00 horas en una vivienda de la calle Picos de Europa, en el barrio de Son Gotleu. Tras abrir la puerta, el destinatario de la misiva se negó inicialmente a confirmar su identidad y, cuando el cartero insistió, el hombre exhibió un mechero y le amenazó con causarle lesiones en la mano.

Atemorizado por la agresividad de su interlocutor, el trabajador decidió marcharse sin efectuar la entrega, pero el acusado le solicitó que no lo hiciera y, tras aceptar facilitarle sus datos personales, se declaró dispuesto a firmar el aviso. Sin embargo, la aparente tregua duró poco tiempo, ya que, acto seguido, el hombre amenazó al cartero con clavarle un bolígrafo en la yugular.

ACABÓ POR PEDIR AL CARTERO QUE LE AYUDARA A TIRARSE POR LA TERRAZA

En la vivienda se hallaban otras dos personas: supuestamente la pareja y la hija, de unos 7 años de edad, del destinatario de la notificación. Sin embargo, ninguna de las dos intervino en el incidente, permaneciendo la mayor parte del tiempo dentro de la casa. Finalmente, el acusado firmó la carta a través del dispositivo electrónico que el cartero puso a su disposición, y se hizo cargo de la misiva que le había enviado la Agencia Tributaria.

Antes de proceder a la firma, el hombre había aminorado su tono ofensivo contra el funcionario, pero, en cambio, le había realizado varias propuestas que no dejaron de alarmar al profesional. En concreto, le había sugerido que fuera el propio cartero quien le clavase a él el bolígrafo en la yugular, e, instantes después, le pidió que le ayudase a tirarse por la terraza.

En cuanto hubo finalizado el servicio, el trabajador se dirigió inmediatamente a las dependencias de la Policía Local de Palma para tramitar una denuncia por amenazas y coacciones. De hecho, los agentes policiales no tuvieron que personarse en la vivienda donde se habían desarrollado los hechos, ya que no accedieron al conocimiento de los mismos hasta que el cartero los expuso por escrito en su denuncia.

Ahora, el acusado deberá responder por su comportamiento intimidatorio en la vista judicial que se celebrará al respecto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios