www.mallorcadiario.com

Bienvenidas rebajas

jueves 09 de enero de 2020, 04:00h

Comienza el Año y, tras unas Navidades donde hemos gastado más de lo adecuado, nos abren la veda a unas rebajas el mismo día 7 de enero, tras los esperados Reyes Magos.

Muchos las utilizarán para hacer los habituales cambios de Reyes. No obstante, muchas otras personas se pondrán a comprar de manera impulsiva como si no hubiera un mañana.

Los expertos siempre nos recomiendan hacer una lista de lo que necesitamos y buscar esos productos en exclusiva, sabiendo claramente cuál es su precio previo a rebajas y no dejarnos llevar por nuestro cerebro emocional, el cual nos hace ver que necesitamos prácticamente todo lo que vemos a un precio “por debajo” del habitual, -es que era un chollo, no podía dejar pasar la oportunidad…

Cuando lo analizas fríamente te das cuenta de que este tipo de compras no son más que una manera de saciar una necesidad fisiológica, que en la mayoría de los casos pasa más rápido que un orgasmo.

¡Cuantas veces nos ha pasado! que al cabo de unos días, estamos viendo lo que compramos con tanta ansiedad y con una seguridad plena, que era una compra buena y necesaria y luego nos arrepentimos de haber tirado el ticket para poder devolverlo.

¿Qué nos ha llevado a esta situación?

La sociedad consumista en la que nos encontramos, nos induce precisamente a esta necesidad. Las grandes multinacionales gastan millones anualmente para encontrar la forma de que no salgamos de esta espiral, y parece que invierten bien su dinero.

¿Cómo salvarnos de esta quema?

Pues es difícil no sucumbir a los encantos de las rebajas. No obstante, como indican los expertos, sería tan sencillo como comprar solo aquello que necesitamos, hacer esa lista y comparar los precios hasta encontrar el que nos de un mayor beneficio.

Aún así, debemos recordar que el consumo masivo de enseres es totalmente negativo para nuestros bolsillos y para el medio ambiente e incluso para nuestra alma.

No necesitamos ni la mitad de las cosas que, por término general, tenemos, otro par de zapatos, otra blusa o bolso. En especial las mujeres necesitamos cubrir cambios hormonales que tenemos con las compras; por ello nos gusta tanto salir a comprar e ir a la caza del famoso chollo que no podemos dejar escapar.

La dopamina y la oxitocina se ponen en funcionamiento para hacer que nos sintamos mejor, que nos hacen que nos sintamos incluidos socialmente y reconocidos con la adquisición de bienes que pensamos nos darán un valor mayor.

Lo malo viene después, cuando nos damos cuenta de que no necesitamos lo que hemos comprado y ya es tarde para devolverlo, o cuando viene la factura de la visa y no podemos hacer frente a ella.

El marketing sabe cómo activar el circuito de compra de forma disfuncional, lo que nos lleva a esta compra compulsiva, y las posibles soluciones son ir a comprar con esa lista que nos haga focalizar nuestra atención en lo que necesitamos, guardar siempre los tickets, además que los necesitaremos para reclamar, por si nos damos cuenta que queremos devolver lo comprado, y guardar las etiquetas puestas hasta el momento de utilizar lo que hayamos comprado; así podremos cambiarlo cuando, en frío en casa, nos demos cuenta que no necesitamos eso que hemos adquirido.

Pequeñas estrategias que nos pueden ayudar a ir poco a poco superando esta adicción que para muchos es un gran problema difícil de superar, ya que toda nuestra sociedad nos lleva a ello sin darnos cuenta de que realmente es un problema.

Les deseo, queridos lectores, unas felices y contenidas rebajas con todos estos puntos que pueden ayudarles a superarlas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Mallorca

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.