www.mallorcadiario.com

El Lluis Sitjar debe ser derruido

jueves 05 de junio de 2014, 08:18h
Tres lustros después de la inauguración de Son Moix, el abandonado Lluis Sitjar se ha convertido en la vergüenza más repugnante de Palma, además de en un peligro público. Su mantenimiento en pie es un insulto al conjunto de la ciudadanía. Palma ni puede permitirse ni debe consentir este escándalo que degrada su imagen tanto turística como de sociedad supuestamente desarrollada.

Cort está obligado a superar cuanto antes las trabas legales o burocráticas que de momento impiden su demolición. El Lluis Sitjar es en estos momentos un peligro público. Ha padecido incendios, invasión de indigentes bajo ningún control, se han cometido delitos en el interior del recinto. Se trata de un edificio que amenaza ruina por todos lados. Hay serias posibilidades de que se produzcan accidentes con daños irreparables a personas. Además, es un problema de salud pública, nido inmenso de roedores, un foco potencial de generación y transmisión de enfermedades al pobladísimo casco urbano que se levanta en sus aledaños.

Cort tiene el deber de actuar cuanto antes, por higiene social y por higiene democrática. Basta de demoras, de excusas y de trabas cada vez más incompresibles. Son quince años de dilaciones mientras el monstruo inservible se va haciendo cada vez más peligroso.

Los planes del Ayuntamiento es que el final del Lluis Sitjar sea sólo cuestión de meses. Habrá que verlo en la práctica. Anteriores consistorios ya buscaron una salida a este desastre y no lo consiguieron. El actual estado del estadio es ilegal y es una ofensa a la población. Hay que actuar lo más rápidamente posible.

 

Compartir en Meneame