www.mallorcadiario.com

"Matad a un puto guardia civil"

martes 15 de diciembre de 2020, 09:43h

El 31 de marzo de 2018, al finalizar un concierto en Marinaleda (Sevilla), el rapero mallorquín Valtònyc, exclamó fuera de sí: “Matad a un puto guardia civil esta noche. Iros a otro pueblo donde haya guardias civiles y matad a uno, poned una puta bomba al fiscal de una vez”. No lo dijo rapeando ni se trataba de la letra de una canción, sino que espontáneamente indujo a los presentes a cometer un crimen contra cualquier guardia civil y a atentar con explosivos contra el fiscal.

En junio, tres meses más tarde, este dechado de virtudes abandonó España y se instaló en Bélgica con el objetivo de evitar cumplir la pena de prisión que le había sido impuesta por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Sus defensores, encabezados por Més per Mallorca, que por algo son independentistas como Valtònyc y entre ellos se defienden, se les acuse de lo que se les acuse, con razón o sin ella, argumentaron que el joven rapero, al que consideran un exiliado por razones políticas, es víctima de un Estado represor que encarcela a quienes critican el sistema constitucional o al rey. Se trata del ejercicio de la Libertad de Expresión y por tanto, nadie debería ir a la cárcel por ello. Este delirante argumento llegó a hacerlo suyo el entonces líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, quien criticó la sentencia condenatoria a través de Twitter.

Supongo que ahora que Valtònyc va a ser procesado y juzgado, acusado de cometer un delito de odio, dirán lo mismo: que se trata de Libertad de Expresión y que puede decir lo que quiera porque solo son palabras. Pero ese derecho fundamental no es infinito y tiene sus límites en los derechos de los demás. Nadie tiene por qué soportar que alguien anime a otros a causarles la muerte solo por el hecho de ser funcionarios públicos del Cuerpo de la Guardia Civil.

Sus defensores, ¿dirían lo mismo en el caso de que alguien de Vox, por poner un ejemplo, instase en un mitin a matar feministas o poner una bomba en un CIE? Evidentemente que no. Pero no es lo mismo, porque Valtònyc es rapero, independentista y de izquierdas, por lo que debe gozar de inmunidad en todo lo que haga y lo que diga. ¿Verdad?

Pues no. Las cosas no van así. Tan inaceptable es que alguien diga que hay que fusilar a 26 millones de españoles como que sobre un escenario se anime a una multitud a matar a guardias civiles. Yo diría que lo de Valtònyc es mucho peor, porque lo hizo públicamente. Que por cierto, si tan valiente es, ¿por qué en lugar de animar a otros, no lo intentó él mismo? Porque es un ‘hater’, un fascista de manual. Una rata asquerosa a la que le vendría muy bien pasar una temporada en prisión. Lo pide a gritos.

Compartir en Meneame