www.mallorcadiario.com

Armengol y Sánchez han fracasado

Por Joan Miquel Perpinyà
miércoles 23 de diciembre de 2020, 10:33h
Termina este aciago año con miles de ciudadanos sin trabajo. Muchos arruinados y la mayoría con nefastas perspectivas económicas para los próximos meses y años. La pandemia del COVID-19 nos ha cambiado la vida a todos, quién sabe si para siempre. A la escandalosa cifra de nuevos contagios cada día (más de 400) y de casos activos de coronavirus (más de 6.524), hay que sumar la más luctuosa de todas: los fallecidos a causa de esta enfermedad infecciosa que ya ascienden a 450 en Balears. Un drama en toda regla.

Pese a esta realidad incontestable, abundan las alabanzas a la ministra de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España, Yolanda Díaz, quien este lunes estuvo en Palma para anunciar junto a la presidenta del Govern, Francina Armengol, que se mantendrán las bonificaciones a las cotizaciones sociales de los fijos discontinuos para todo el año 2021. Las críticas a la gestión gubernamental, tanto del gobierno central como del autonómico, destacan por su ausencia. Como si se tratase de la torrentada de Sant Llorenç. Mala suerte.

Entre tanto editorial y artículos empalagosos como la melaza, no aptos para diabéticos, y entre tanta ovación cerrada de sindicatos y patronal a las buenas nuevas traídas por la ministra Díaz, se les olvida que las empresas que no facturan deberán pagar el 50% de la Seguridad Social a trabajadores que no trabajan, con el único fin de evitar engrandecer aún más las ya desorbitadas cifras de desempleo en Balears. Perdón por nublar este idílico momento. Sigan aplaudiendo.

Paños calientes para una sociedad, la balear, que ni ha conseguido esquivar la segunda y tercera olas de la pandemia, que ya suman más muertos que durante la impredecible primera oleada; ni ha conseguido salvar el turismo, principal y casi único motor económico del archipiélago. No podemos estar peor, ni en lo sanitario ni en lo económico. Se dirá que no es cosa del Govern, claro, pero entonces sólo es cosa suya cuando las cosas van bien, ¿verdad? Por favor… No hay rumbo ni dirección, solo propaganda, improvisación y golpes de timón, mientras ha desaparecido la Asistencia Primaria, plenamente desbordada, y aumentan a velocidad de vértigo las listas de espera para operarse o ser visitado por un especialista.

Dado que todas estas calamidades han tenido lugar con gobiernos de izquierdas en casi todas las instituciones de Balears, ya sean autonómicas, insulares (excepto Ibiza) y municipales, debemos concluir que las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Francina Armengol han fracasado y nos han traído la ruina en la que nos hallamos. Aunque la propaganda oficial se esmere en atribuir la catástrofe al “trifachito de Colón” (PP, Vox y Cs), a Díaz Ayuso, a Esperanza Aguirre y a Mariano Rajoy, la realidad es muy otra, que no logra disimular la claca de tuiteros y medios afines a PSOE y Unidas Podemos.

Por suerte, no a todo el mundo le ha ido mal en este 2020. A los agraciados por el sorteo del Gordo de Navidad hay que sumar al lince, casualmente con el carné del PSOE, que tuvo la suerte de ejercer de intermediario en la compra de material sanitario a China. Sorpresivamente recibieron una lluvia de dinero público, sin concurso de por medio ni demás trabas burocráticas que todo lo entorpecen. Por eso no habrá comisión de investigación en el Parlament balear ni investigación judicial, porque la oposición sestea como de costumbre, con la indolencia que les caracteriza.

Si usted no se cuenta entre los altos cargos de Unidas Podemos, de PSOE y de Més per Mallorca a quienes la fortuna les sonríe, no le queda más que resignarse ovinamente. Lo peor puede estar por venir después de la Navidad, cuando la presidenta Armengol comparezca junto a la consellera de Salut, la siniestra Patricia Gómez —que se atreve a calificar a la oposición de “miserable” sólo porque la critican—, para apretarnos aún más las tuercas. Es la Ley de Murphy: si algo puede empeorar, lo hará. Sobre todo cuando nos dirigen políticos de acreditada ineptitud.

En cualquier caso, confiemos en que el año 2021 nos traiga las vacunas que nos sacarán de las garras del coronavirus, mientras seguiremos sufriendo a Sánchez y Armengol. Feliz Navidad.
Compartir en Meneame