www.mallorcadiario.com
Kathrin Wetzel, propietaria de Caladan
Ampliar

Kathrin Wetzel, propietaria de Caladan

En nuestro paseo semanal por Mallorca hemos parado en El Molinar, donde Kathrin Wetzel empresaria Suizo-Alemana y aficionada al mundo del arte, dispone de su sede oficial en un local en la calle Ventada, en donde exhibe numerosos de sus diseños de bolsos de piel o fabricados con material reciclables y otros complementos de moda que distribuye por diferentes países del mundo.

Kathrin, nace el 23 de enero de 1964 en el seno de una familia acomodada y dedicada a la empresa de la imprenta en Rheinfelden-Alemania. Su árbol genealógico se remonta al siglo 14, donde sus antecesores ya eran empresarios conocidos por los habitantes de la ciudad. Allí junto a su hermana Carolina, tres años más joven que ella residió hasta que cumplió los quince años.

Como la mayoría de personas recuerdo el sentimiento de felicidad que produjo en mí la infancia, en mi memoria atesoro una escena que me enternece. Siendo muy pequeña y jugando con mi hermana y mis primos sobre una alfombra gigante. Lanzábamos unas cajas de tabaco y ganaba quien más cerca quedaba de la línea final de la alfombra y también la imagen de toda la familia jugando en el jardín de casa a la petanca. Yo era muy traviesa y extrovertida. A mis padres Uli y Mónica, no les gustaba en absoluto el sistema educativo, pero se preocuparon mucho de nuestra formación, con exigencia y responsabilidad. En casa se hablaba inglés y francés y eso me ha permitido tener facilidad para aprender otras lenguas. He procurado trasladar esas fórmulas a la educación de mis hijos, haciéndoles ver y sentir el amor por la naturaleza.

A la edad de 16 años marcha a Basilea para perfeccionar el idioma francés y cursa estudios de orfebrería en una de las escuelas más prestigiosas de Europa, en Lausana (Ciudad Olímpica).

En Basilea tuve mi primer trabajo en un hotel y a la edad de 19 años mi primer matrimonio. Al poco tiempo me divorcié y unos años después me casé por segunda vez y de ese segundo matrimonio nacieron tres hijos Vivimos en Basilea hasta el año 2007, aproximadamente.

Nos situamos en el mismo año de su nacimiento y vemos que fue triunfal para el grupo británico The Beatles que ocuparon por primera vez en la historia, los cinco primeros puestos por un mismo intérprete en las listas de éxitos de sencillos de Billboard de Estados Unidos, 23 hombres y 31 mujeres escapaban a la zona Occidental por un estrecho túnel que excavaron bajo el Muro de Berlín, Marthin Luther King recibía el premio Nobel de la Paz, mientras el papa Pablo VI censuraba la píldora anticonceptiva. El gobierno racista de Sudáfrica condenaba a Nelson Mandela a cadena perpetua. En noviembre la Cámara de los Comunes en el Reino Unido abolía la pena de muerte, en Copenhague robaban la cabeza de la estatua de La Sirenita, se realizaba en Estados Unidos el primer trasplante de pulmón. Se estrenaba Mary Poppins producida por Walt Disney, Roy Orbison aparecía con Pretty Woman, el mismo día nacía también la actriz y directora estadounidense Mariska Hargitay.

---

En el año 2007 me trasladé a Ámsterdam donde trabajé varios años y lo combiné con viajes que realicé desde ese año. Siempre que he podido he viajado y he aprendido de cada uno de esos lugares en los que he estado, lo hacía con mis padres y he seguido esta costumbre con mis hijos. Mi ciudad preferida es Nueva York, aunque me encanta Los Ángeles por su gente. He estado en las Islas Seychelles, en Tailandia, en Bali, prácticamente en toda Europa y África.

¿Cómo define su relación con el mundo del arte?

Mis padres nos educaron para que apreciásemos el arte. Cuando éramos adolescentes, nos daban dinero a mi hermana y a mí para que visitásemos exposiciones y para que comprásemos obras. Por eso mantengo relación con muy buenos amigos artistas con alguno desde hace tantos años y sigo visitando muestras siempre que el trabajo me lo permite, desde Art Basel a pequeñas galerías.

¿Cuál el vínculo de su familia con España?…

Desde que tenía cinco añitos íbamos a Tenerife con mi madre y mis amigos y así repetimos durante varios años.

También mis abuelos montaron una empresa en Pamplona y compraron una finca en Jávea, precisamente allí aprendí a cocinar la paella. Mis abuelos tenían viñas y en tiempo de vendimia vivíamos intensamente el ambiente de fiesta, subíamos al carro, ayudábamos a cargar la uva, la merienda, el bullicio de la gente feliz, fueron días inolvidables.

Y por otra parte conozco la casi totalidad de la península al haber viajado por placer de conocer gente y espacios.

¿Cómo surge el proyecto para dar inicio a su empresa de diseño de bolsos?

Fue algo ocurrente. Un día mi hija se hizo con un bolso antiguo que encontró trasteando en un casa familiar y le agradó tanto que me comentó; - ¡mamá! ¿Por qué no creamos una empresa de bolsos y hacemos nuestros propios diseños? Ahí estaba la idea y luego había que ejecutarla. Pero debo decir que a mí me gusto ese reto y nos lanzamos de cabeza. Había que encontrar un nombre y ese fue Caladan.

El nombre de Caladan surge por primera vez en 1965 en la novela Dune escrita por Frank Herbert y hace referencia a un planeta ficticio que pertenece al universo Dune. Como tercer planeta de Delta Pavonis forma parte del feudo ancestral de la familia Artreides que durante veintiséis generaciones han habitado el antiguo Castillo Caladan y como en el ser humano el elemento agua es imprescindible.

---

Corre el año 2009 y una vez seleccionados los primeros bocetos y con el nombre de Caladan, Kathrin con su familia y algunos socios dan inicio a la empresa, con una factoría en la región de Murcia. Consideran que España es el país idóneo por la experiencia acumulada en el corte y en la fabricación de artículos de piel.

¿Qué esperaban aportar en bien del consumidor con su marca y sus productos?

Desde el principio nos planteamos presentar al mercado unos diseños con conceptos diferenciales, conseguir que fueran artículos que no pasasen de moda, usar materiales de primera calidad y que se valorase el hecho de estar fabricados como unidades, cada uno distinto del otro y garantizar la exclusividad y la funcionalidad. Las series, que siempre son de edición limitada recibían el nombre de una ciudad, como Rome o London o Palma o Stockholm y en la actualidad, el nombre de alguien de la familia, padres, hijos, nietos, amigos, es una especie de homenaje a gente que quiero, como el de Mónica o Kanimo como la llamaba mi padre cariñosamente. Estas premisas han sido claves y satisfactorias para el éxito de nuestras piezas y así nos lo han reconocido quienes han confiado en nosotros.

¿Cuáles son esos materiales a los que ha hecho referencia?

Utilizamos piel de vacuno sin química, en algunos y en otros, piel de vacuno y cabra con interiores de algodón y tintes naturales y hemos incorporado materiales reciclados con el objetivo de dar una segunda oportunidad al plástico.

¿Qué tipo de acciones han llevado a cabo para promocionar la marca?

Además de nuestra web y de disponer de diferentes canales de distribución y estar presentes en Nueva Zelanda, Chicago Las Vegas, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, prácticamente en toda Europa y pronto en nueva Delhi, hemos efectuado una serie de acciones relevantes como el diseño para la entrega de premios de una de las ediciones de Cinema For Peace. Hemos estado presentes en la alfombra roja de la Bienal de Venecia de la mano del Principe Maurizio que como anfitrión hizo posible que gente del mundo del cine nos conocieran personalmente como fue el caso de la icónica Grace Jones que me llamó la atención por su estatura.

¿Por qué eligió Mallorca para tener su base de operaciones?

Tenga en cuenta que yo conozco muchos aspectos de España desde que tenía cinco años, por haber visitado numerosos lugares y me he interesado por sus costumbres, por su gastronomía, por su arte, la libertad, la calidad de vida y a diferencia de Suiza que es fría de carácter, aquí es todo lo contrario, la gente es más emotiva y me supongo que el clima influye notablemente en esas cuestiones. Mallorca es un lugar mágico por una lista de interminables motivos.

Sabemos que hace pocos años le ocurrió algo que hubiera podido cambiar su vida…

Fue en 2018 y recuerdo que estaba cenando en un jardín y la siguiente imagen de mi vida ya me sitúa en el Hospital de Son Espases de Palma despertando con mi hija a mi lado tras diez días en coma. Luego me trasladaron a Suiza y tras dos operaciones me pasé dos meses de convalecencia.

Su sonriente aspecto nos hace suponer que ese percance está ya superado.

¿Qué futuro prevé para Caladan?

Tengo muchos bocetos y en la memoria otras tantas ideas, muchas de ellas emergen en los viajes. Vamos a aumentar los diseños realizados a mano con material reciclado y quizá incorporar una gama de colores. Por nuestra manera singular de trabajar ofrecemos un servicio de bolsos elaborados por encargo y esto es algo que debido a la buena respuesta vamos a promocionar.

Y además de dedicar la mayoría de su tiempo al diseño de bolsos… (Kathrin me mira y sonríe)

Sí claro, tengo otras vocaciones. Como ya he comentado desde niña y gracias a mis padres me aficioné al mundo del arte, pero también me gusta el yoga y el buceo que he practicado desde que tenía once años, estar bajo el agua me produce una incomparable sensación de relajamiento y estoy comprometida en la defensa de los animales y del medio ambiente. Soy miembro de distintas organizaciones que nos dedicamos en grupos a recoger plásticos de las playas varias veces al mes y lo cierto es que me apena la falta de concienciación y de civismo por parte de muchos ciudadanos.

Me quedo con la percepción de haber conocido a una mujer de filosofía comprometida y respetuosa con el medioambiente. Con su inspiración ha trasladado el concepto de naturaleza a sus creaciones. Agua, reciclaje, y vida se ligan al espíritu y la estética Caladan para perdurar en el tiempo como un artículo de carácter elegante, de trazos sencillos, líneas geométricas y patrones clásicos.

Antes de finalizar hemos tomado un aperitivo a base pasteles y zumos, atendidos con exquisita amabilidad por Kathrin y por Patricia encargada de la tienda del El Molinar que nos ha proporcionado documentación adicional que nos ha sido de utilidad.

Tras unas horas, Francisca y un servidor recogíamos velas y dábamos por concluida esta agradable visita.

Textos: Xisco Barceló

Fotografías: Francisca Sampol

Agradecimiento especial al escultor Ernesto Rodríguez

Kathrin Wetzel, propietaria de Caladan
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

3 comentarios