www.mallorcadiario.com

Platja de Palma necesita que Cort y Llucmajor redoblen sus esfuerzos en materia de seguridad

jueves 23 de agosto de 2018, 22:00h

La Platja de Palma, desde Can Pastilla hasta s'Arenal de Llucmajor, es junto con el conjunto de núcleos de Calvià el principal motor turístico de Mallorca. Ello le aupa a los primeros puestos de las zonas turísticas de mayor relevancia no sólo a nivel nacional, sino de toda la cuenca mediterránea. Por ello es remarcarle el esfuerzo de las Policías Locales de Palma y Llucmajor por garantizar la seguridad de los miles de turistas que nos visitan.

El Ayuntamiento de Llucmajor ha conseguido sacar adelante una ordenanza cívica que junto a la acción impulsada por el nuevo jefe de la Policía Local, Sergi Torrandell, ha marcado un antes y un después. Torrandell fue director general de Interior i Emergències de la Consellería d'Administracions Públiques del Govern de les Illes Balears en la legislatura de 2011 y también jefe de la Policía Local de Marratxí. La Policía de Palma cuenta con refuerzos de verano que por fin han llegado tras las denuncias de los propios agentes que han criticado en repetidas ocasiones la falta de efectivos humanos y materiales en la zona. Queda pendiente la asignatura de la ORUCEP, la ordenanza cívica que debe regular la venta ambulante ilegal, que no ha podido ser aprobada antes del verano por las inexcusables diferencias internas del tripartito de Cort compuesto por PSIB, Podem y Més per Mallorca.

La Platja de Palma es un imán para carteristas, tironeros, descuideros y todo tipo de delincuentes que esperan hacer, nunca mejor dicho, el agosto con los turistas. Tan sólo la Policía Local de Palma ha detenido a 22 personas en los meses de julio y agosto.

Queda mucho por hacer en materia de seguridad en la Platja de Palma. A los hurtos y robos se suman los problemas derivados del incivismo, la prostitución callejera y un top manta desbocado. El esfuerzo de los ayuntamientos de Palma y Llucmajor es imprescindible y debe correr parejo al de buena parte de los hoteleros que han renovado sus establecimientos y de comercios y oferta complementaria que luchan día a día por ser más competitivos.

Se han dado los primeros pasos. Queda que se consolide el trabajo y que no sea tan sólo un espejismo porque el año que viene hay elecciones.

Compartir en Meneame