www.mallorcadiario.com
El Atlético Baleares ya está en Mijas, donde prepara el crucial choque frente al Cartagena
Ampliar

El Atlético Baleares ya está en Mijas, donde prepara el crucial choque frente al Cartagena

miércoles 15 de julio de 2020, 15:58h
La plantilla del Atlético Baleares continúa preparando en Mijas, una pequeña localidad malagueña situada a unos 20 kilómetros de Marbella, el crucial compromiso que le enfrentará este próximo domingo, en el estadio de La Rosaleda, a partir de las 22 horas, al Cartagena, con una plaza en Segunda A en juego.

Tras una accidentada temporada, en la que el coronavirus obligó a suspender y posteriormente cancelar la Liga regular en Segunda B, el cuadro blanquiazul se ganó su derecho a participar en el playoff en sede única tras proclamarse campeón de grupo. Ahora, al fin, tras muchas semanas de espera, la cita ante el Cartagena está de cada vez más cerca.

Si el equipo mallorquín logra superar a su oponente ingresará, sin más trámites, en el exclusivo mundo del fútbol profesional; de no ser así, deberá recurrir a la fase de 'repesca', tal como ya sucedió la pasada temporada, cuando el ATB salió perdedor de su emparejamiento ante el Rácing de Santander y ello le obligó a verse las caras con otros dos rivales: Melilla y Mirandés.

Desgraciadamente, el cuadro de la Vía de Cintura solo pudo decantar a su favor la primera de estas eliminatorias, pero, inasequible al desaliento, el ATB volverá a intentar que el sueño del ascenso se haga realidad en este atípico año, y, si es posible, que el objetivo haya cobrado forma el próximo domingo a medianoche, tras derrotar al Cartagena.

EL CARTAGENA, UN HUESO DURO DE ROER

Sin embargo, no lo tendrá fácil. El equipo departamental cuenta con uno de los presupuestos más elevados de la categoría y el entrenador, Borja Jiménez, dirige una plantilla plagada de jugadores de indiscutible calidad, entre los que sobresalen los nombres de Verza, Elady y el exmundialista Fucile.

Además, al Cartagena le urge especialmente dar el salto a Segunda A después de las amargas decepciones que le ha tocado vivir en las últimas temporadas. Sin ir más lejos, en el playoff de ascenso de 2018, el conjunto albinegro ya acariciaba el ascenso cuando, sobrepasados siete minutos del tiempo reglamentario del partido de vuelta de la eliminatoria definitiva, su rival, el Rayo Majadahonda, batio la portería del Cartagena, y, para más inri, con un tanto en propia meta.

Al siguiente año, el club volvió a intentarlo, pero esta vez fue la SD Ponferradina el verdugo que le impidió acceder a la División de Plata. Aún así, la directiva renovó su confianza en el entonces entrenador, el uruguayo Gustavo Munúa, quien, no obstante, abandonó la disciplina del club, con la campaña ya iniciada, para regresar a su país y aceptar una oferta del Nacional de Montevideo. Su puesto fue ocupado por Borja Jiménez.

En el otro banquillo, el blanquiazul, estará el veterano Manix Mandiola, y de la peor o mejor fortuna de ambos preparadores a la hora de plantear el decisivo choque de este domingo dependerá, en gran medida, la suerte del Cartagena y el Atlético Baleares en esta fase final del playoff.

LA RACHA GOLEADORA DE DEJAN LEKIC

Para Mandiola, buena parte de las posibilidades de su equipo pasan por la aportación de un futbolista que, a causa de la alarma sanitaria del Covid-19, todavía no ha podido debutar vestido de blanquiazul en partido oficial después de que llegase a la Vía de Cintura en el mercado invernal de fichajes y arrastrando una lesión que ha debido superar antes de estar en condiciones de ser alineado.

Su nombre es Dejan Lekic, y su trayectoria futbolística en España constituye una verdadera 'road movie' teniendo en cuenta la gran cantidad de vestuarios a los que ha pertenecido desde que debutase en Primera División con Osasuna. Después de su periplo en tierras navarras, este delantero centro nacido en Serbia hace 35 años ha formado parte de las plantillas de Sporting de Gijón, Eibar, Girona, Real Mallorca, Reus y Cádiz, su último club antes de vincularse al Atlético Baleares.

Aparentemente superados los problemas físicos con los que aterrizó en Palma, Lekic parece hallarse en plena forma goleadora, como ponen de manifiesto los tantos que ha anotado en los encuentros de preparación que han enfrentado al conjunto de Manix a rivales como el Mallorca B y el Poblense.

Desde la concentración de Mijas, el ariete ha calificado el partido ante el Cartagena de "final" y ha asegurado que será necesario "estar concentrados al máximo" para derrotar a un oponente tan exigente como el conjunto albinegro. El mensaje que Lekic está trasladando estos días a sus compañeros es que "no se puede dejar escapar esta oportunidad: hay que darlo todo para ascender".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

+

0 comentarios