www.mallorcadiario.com

Restauración: ayudas en puertas de un nuevo cierre

jueves 25 de marzo de 2021, 00:00h

El sector de la restauración balear recibirá en torno a 26 millones de euros del total de los casi mil millones que destinará el Gobierno central en forma de ayudas directas a los sectores más afectados por la crisis en Baleares. Así lo señaló el Govern balear este miércoles en la reunión que mantuvo con sindicatos y empresas del sector, 48 horas antes de que entren en vigor las nuevas restricciones que vuelven a cerrar los interiores de los locales como medida de prevención ante el coronavirus.

Las ayudas estatales -aunque gestionadas por las comunidades- podrán ser solicitadas por casi 7.500 bares y restaurantes de las Islas, 5.700 de ellos en Mallorca-. La cantidad final a percibir por cada negocio rondará los 4.000 euros, una cantidad que sin duda será bien recibida, pero que no compensa las pérdidas acumuladas durante meses de actividad severamente restringida o directamente clausurada. Para percibirla, además, habrá que cumplir una serie de condiciones que el sector mira con desconfianza. El presidente de CAEB Restauración, Alfonso Robledo, considera que muchos empresarios no podrán acceder a estas ayudas porque quedarán excluidos automáticamente aquellos que tengan deudas con Hacienda o la Seguridad Social, que en la situación actual son muchos.

Las ayudas representan un esfuerzo por parte de la administración, pero no resolverán los problemas de un sector que se enfrentará desde este viernes a un nuevo cierre de sus locales de interior, "una bofetada", en palabras de Robledo. Un cierre que llega menos de dos semanas después de que se autorizase su reapertura, con el consiguiente gasto de suministros y nuevas altas laborales.

Cabría la opción de completar las ayudas con líneas de crédito específicas para cubrir impagos, o agilizar el procedimiento para que lleguen lo antes posible. Todo ayudará. También -y quizá, especialmente- que se evite la sensación de improvisación que planea sobre este asunto y que hace imposible trazar planes a unas empresas que, desde hace demasiado tiempo, están sometidas a la máxima presión.


Compartir en Meneame