www.mallorcadiario.com

Estrellas Michelin para Baleares y crisis del sector

miércoles 16 de diciembre de 2020, 00:00h

Baleares aumenta el reconocimiento internacional de su gastronomía, curiosamente, cuando el sector se enfrenta a la peor crisis de los últimos años. Los fogones de Béns d'Avall, en Sóller, y de Santi Taura, en Palma, obtuvieron este lunes su primera estrella Michelin en la gala en la que se dieron a conocer los más prestigiosos galardones culinarios a nivel mundial. En la misma gala, además, el restaurante de Andreu Genestra en Capdepera recibió una estrella verde, que constituye una categoría de nueva creación dentro de la Guía Michelin en reconocimiento a la sostenibilidad y la toma de conciencia en temas medioambientales.

Todos ellos se colaron por mérito propio en la lista de los 22 restaurantes españoles que, en esta edición, han conseguido estrenar la preciada distinción. Además, entre los baleares, mantienen su estrella los restaurantes Adrián Quetglas, Es Racó des Teix, Es Fum, Andreu Genestra, Marc Fosh, Maca de Castro y Voro. Por contra, el restaurante Zaranda, de Fernando Arellano, cedió sus dos estrellas Michelin tras verse obligado a cerrar su establecimiento en el Castillo de Son Claret precisamente por la crisis.

Zaranda es uno de los ejemplos de los muchos restaurantes que se han quedado por el camino como consecuencia, principalmente, de la caída del turismo y las restricciones a su actividad; unas restricciones que esta semana han conocido una nueva vuelta de tuerca al limitar aún más los horarios y los aforos. El reconocimiento a la gastronomía balear que supone la entrega de estrellas Michelin no puede contrarrestar este dramático momento que vive el sector.

El talento no basta para conjurar los muchos males que aquejan a la restauración en Baleares. La patronal señaló este lunes que más de 600 establecimientos de las islas cerrarán para siempre, mientras que el 90 por ciento perderán dinero. Con ellos desaparecerán 8.000 puestos de trabajo. Para evitar que la crisis arrase con el sector, la calidad y el saber hacer que reconocen las estrellas de la Guía Michelin ayudan, pero deberían ser complementados con un eficaz plan de rescate. El riesgo de no ayudar al sector es que el talento reconocido de puertas afuera quede constreñido y estéril de puertas adentro.


Compartir en Meneame